Como Se Sabe Que Se Está Infectado?

  • William Petri
  • The Conversation*

Como Se Sabe Que Se Está Infectado?

Fuente de la imagen, Getty Images

Pie de foto,

Los infectados asintomáticos son clave para entender la propagación de la pandemia.

El resultado de los análisis de sangre que muestran si un individuo ha estado expuesto al coronavirus está comenzando a ver la luz.

Los hallazgos preliminares sugieren que muchos se han infectado sin saberlo. Incluso aquellos que terminan experimentando los síntomas comunes de la covid-19 no empiezan a toser o desarrollar fiebre en el momento en que están infectados.

Este artículo repasa lo que se conoce y se desconoce de los casos asintomáticos de covid-19.

En general, sufrir una infección sin tener síntomas es común. Quizás el ejemplo más famoso es el de Mary Mallon (“María Tifoidea”) quien propagó la fiebre tifoidea a otras personas sin sufrir ningún síntoma a comienzos del siglo XX.

Mis colegas y yo hemos descubierto que el cuerpo combate muchas infecciones sin que la persona lo sepa. Por ejemplo, cuando vigilamos cuidadosamente a niños en busca del parásito criptosporidio, uno de los mayores causantes de la diarrea, casi la mitad de los infectados no tenía ningún síntoma.

Fuente de la imagen, Getty Images

Pie de foto,

Las autoridades sanitarias han recomendado el uso de mascarillas en espacios públicos.

En el caso de la gripe, se estima que entre el 5% y el 25% de infecciones ocurren sin síntoma alguno.

Por lo general, los síntomas no son más que un efecto colateral en la defensa contra una infección. Al sistema inmune le toma poco tiempo desarrollar esa defensa, por ello a algunos casos se los considera más presintomáticos que asintomáticos.

Todo el mundo está en alerta ante las gotas que se esparcen con la tos o estornudo de un paciente de coronavirus. Existe una gran razón por la que las autoridades sanitarias han recomendado que todos deben usar mascarillas.

Pero el virus también se propaga a través de las exhalaciones normales que pueden contener gotas con el virus. Una respiración normal puede lanzar el virus unos cuantos metros de distancia.

Fuente de la imagen, Getty Images

Pie de foto,

Los resultados de los tests de anticuerpos están comenzando a revelarse en varios países.

La transmisión también puede venir de superficies como el asidero del carrito de la compra o el picaporte de una puerta que haya sido contaminado por una persona infectada por coronavirus.

Sin importar el contexto, si has estado expuesto a alguien con covid-19, debes autoaislarte durante 14 días. Incluso si te sientes bien, estás en riesgo de transmitir la infección a otros.

Recientemente se han descubierto grandes niveles de concentración del patógeno en las secreciones respiratorias durante el período “presintomático”. Este período puede durar más de una semana antes de comenzar con la fiebre y la tos distintiva de la covid-19.

Esta habilidad que tiene el virus de transmitirse sin desarrollar síntomas en sus portadores es fundamental para que se haya convertido en pandemia.

La mayoría de personas desarrollan anticuerpos tras recuperarse de la covid-19, incluso aquellos que no presentan síntomas.

Fuente de la imagen, Getty Images

Pie de foto,

Los tests serológicos detectan anticuerpos en el organismo.

Esos anticuerpos ofrecen protección ante una nueva infección, de acuerdo a lo que los científicos conocen sobre otros coronavirus. Pero en el caso de la covid-19, esto sigue siendo una incógnita y todavía no es completamente seguro.

Análisis serológicos recientes en la ciudad de Nueva York indican que aproximadamente uno de cada cinco residentes se han infectado con coronavirus.

Sus sistemas inmunes combatieron el coronavirus, supieran o no que estaban contagiados. Aparentemente, muchos de ellos no lo supieron.

Nadie lo sabe con seguridad y, por el momento, cualquier evidencia es anecdótica.

Puede explicarse con un pequeño ejemplo.

Muchos residentes de un hogar de mayores en Washington se infectaron. 23 dieron positivo. 10 de ellos ya estaban enfermos. 10 más desarrollaron síntomas. Pero tres personas infectadas no desarrollaron enfermedad alguna.

Fuente de la imagen, Getty Images

Pie de foto,

Uno de cada cinco residentes de Nueva York pudieron haberse infectado por coronavirus.

Cuando unos doctores hicieron pruebas a 397 personas alojadas en un refugio para los sin techo en Boston, 36% dieron positivo por covid-19. Ninguno de ellos se quejó de sufrir síntomas.

En el caso de los ciudadanos japoneses que fueron evacuados desde Wuhan, en China, a los que luego se les hizo la prueba, un 30% de los infectados eran asintomáticos.

Un estudio previo italiano, que aún no ha sido avalado, encontró que un 43% de positivos por coronavirus no mostraron ningún síntoma.

Pero hay algo preocupante: los investigadores no hallaron diferencias entre cuán potencialmente contagiosos son aquellos que sufren síntomas y los que no.

Las pruebas de anticuerpos que se están realizando en distintas partes del país añadieron otras evidencias. Por ejemplo, que un gran número -entre un 10% y un 40% de contagiados- no experimentaron síntomas.

Los casos asintomáticos de coronavirus parecen ser comunes y continuarán complicando los esfuerzos para controlar la pandemia.

*William Petri es profesor de Medicina y Microbiología de la Universidad de Virginia en Estados Unidos. Su especialidad son las enfermedades infecciosas.La versión original de este artículo fue publicada en The Conversation. Puedes leer el artículo original en inglés aquí.

Visita nuestra cobertura especial

Ahora puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

  • ¿Ya conoces nuestro canal de YouTube? ¡Suscríbete!

Coronavirus (COVID-19): lo que los padres deben saber

< Regresar al portal COVID-19 de UNICEF  

¿Qué es COVID-19?

La enfermedad por coronavirus (COVID-19) es una nueva cepa de coronavirus que se detectó por primera vez en Wuhan, China. “Co” hace referencia a “corona”, “vi” a “virus” y “d” a disease (“enfermedad” en inglés).

La COVID-19 ha sido descrita como pandemia por la Organización Mundial de la Salud. ¿Qué significa esto? 

Calificar la COVID-19 como pandemia no indica que el virus se haya vuelto más letal. Más bien es el reconocimiento de que la enfermedad se ha propagado geográficamente.

¿Cuáles son los síntomas del coronavirus?

Muchos síntomas de la COVID-19 son similares a los de la gripe, el resfriado común y otras afecciones, por lo que se requiere una prueba para confirmar si alguien tiene COVID-19. Los síntomas pueden aparecer de 2 a 14 días después de la exposición al virus y pueden variar desde leves a muy graves. Algunas personas que han sido infectadas no presentan ningún síntoma.

Los síntomas más comunes son fiebre, tos y cansancio.

Otros síntomas pueden incluir dificultad para respirar, dolor o presión en el pecho, dolores musculares o corporales, dolor de cabeza, pérdida del gusto u olfato, confusión, dolor de garganta, congestión o goteo nasal, diarrea, náuseas y vómitos, dolor abdominal y erupciones cutáneas. Además de estos síntomas, los bebés pueden tener dificultades para alimentarse.

Los niños de cualquier edad pueden enfermarse con COVID-19. Si bien los niños y los adultos experimentan síntomas similares, los niños generalmente tienen síntomas menos graves que los adultos. (Consultar “¿Afecta la COVID-19 a los niños?”)

Los síntomas que requieren atención médica urgente incluyen dificultad para respirar/respiración rápida o superficial (también gruñidos, incapacidad para amamantar en bebés), labios o cara de un color azulado, dolor o presión en el pecho, confusión, incapacidad para despertar/no interactuar, incapacidad para beber o retener líquidos, dolor de estómago severo.

El virus se propaga principalmente a través de las gotitas que una persona infectada expulsa en el aire con la respiración (al toser, estornudar, hablar, cantar) que llegan a la boca, la nariz o los ojos de las personas que están cerca.

Las personas también pueden infectarse al tocarse la boca, la nariz o los ojos después de tocar superficies contaminadas con el virus.

El virus de la COVID-19 puede sobrevivir en las superficies durante unas horas o varios días, pero es posible eliminarlo con un simple desinfectante.

La transmisión aérea (o en aerosol) del virus puede ocurrir en los centros de atención médica donde los procedimientos médicos específicos generan gotitas muy pequeñas, llamadas aerosoles, que permanecen en el aire.

Fuera de los entornos de atención de la salud, algunos informes sugieren la posibilidad de una transmisión por aire de corto alcance, particularmente en espacios interiores mal ventilados y atestados, donde las personas infectadas pasan largos períodos de tiempo junto a otras.

Las pruebas disponibles hasta la fecha indican que es poco probable que se produzca una transmisión por aire de la COVID-19 a grandes distancias. 

Sobre la base de lo que sabemos actualmente, las personas infectadas transmiten la COVID-19 cuando tienen síntomas (incluidos los síntomas leves), y también justo antes de que aparezcan los síntomas, cuando se encuentran en estrecha proximidad a otras personas durante períodos prolongados de tiempo. Aunque alguien que nunca llega a tener síntomas también puede transmitir el virus a otros, se están realizando investigaciones para comprender hasta qué punto esto ocurre.

Desarrollar una vacuna segura y eficaz lleva tiempo, pero gracias a la inversión sin precedentes en investigación y desarrollo y a la cooperación global, los científicos han podido desarrollar una vacuna contra la COVID-19 en un tiempo récord, sin dejar de mantener una normativa sólida, basada en la evidencia y rigurosos estándares.

Leer: Lo que debes saber sobre la vacuna de la COVID-19

¿Podrá mi hijo vacunarse contra la COVID-19?

El sistema inmune de los niños es diferente al de los adultos y puede variar significativamente en función de la edad.

Los niños no participaron en los ensayos iniciales de la vacuna contra la COVID-19, así que es necesario investigar más a fondo si la vacuna contra la COVID-19 será segura para ellos.

Actualizaremos las recomendaciones conforme haya más información disponible; mientras tanto, recomendamos seguir las directrices nacionales y locales para ayudar a prevenir la transmisión de la COVID-19.

Escuché que existen variantes del virus que causa COVID-19. ¿Esto qué significa?

Es normal que los virus muten con el tiempo.

Leia também:  Como Descobrir Que Esta Sendo Traido?

Los expertos monitorean constantemente las nuevas variantes del coronavirus que causa la COVID-19 para ver si se propagan más fácilmente, causan una enfermedad más grave o podrían tener un impacto en la efectividad de las vacunas. Algunas nuevas cepas del virus parecen ser más contagiosas, pero la evidencia hasta ahora no sugiere que puedan enfermar más.

La mejor manera de limitar y suprimir la transmisión de la COVID-19 es que las personas continúen siguiendo los consejos existentes para prevenir la propagación del virus, incluido el lavado de manos regular, el distanciamiento físico, el uso de mascarillas cuando corresponda y mantener las áreas interiores bien ventiladas.

¿Es alguna de las nuevas variantes de la COVID-19 más peligrosa para los niños?

Los expertos de todo el mundo siguen analizando estas variantes con el fin de comprender mejor sus efectos sobre distintos grupos de edad, entre ellos los niños. Parece que algunas variantes, como la que se identificó por primera vez en el Reino Unido, se contagian más fácilmente de una persona a otra y también entre los niños.

En la actualidad se está investigando si estas nuevas variantes pueden ocasionar una enfermedad más grave en las personas que se infectan y, en ese caso, cuál es el alcance de la enfermedad.

Hasta el momento, las pruebas no sugieren que estas variantes estén afectando específicamente a los niños, y sigue siendo relativamente infrecuente que los jóvenes que se contagian desarrollen una enfermedad grave.

Las madres y los padres deberían seguir animando a sus hijos a tomar las mismas precauciones que antes para evitar contraer y transmitir la COVID-19.

¿Qué es la “COVID persistente”? ¿Puede afectar a los niños?

La enfermedad posterior a la COVID-19, en ocasiones denominada “COVID persistente” o “de larga duración”, es el término que se utiliza para describir los síntomas que persisten durante semanas o meses en algunas personas después de haberse recuperado de una infección por COVID-19.

Es necesario seguir investigando para comprender mejor los efectos de la COVID-19 a largo plazo, pero los jóvenes y los niños que no padecían enfermedades crónicas previas y los que habían tenido síntomas leves durante una infección grave por COVID-19 también se han visto afectados. No está claro el número de niños que padecen COVID persistente, pero, según los estudios, algunos de los síntomas que pueden presentar son fatiga, problemas gastrointestinales, dolores de garganta, dolores de cabeza, dolor muscular y debilidad.

Los niños y los adolescentes también pueden sufrir el síndrome inflamatorio multisistémico en niños (MIS-C), una enfermedad poco frecuente, aunque grave, que parece estar relacionada con la COVID-19. 

Si tu hijo o un miembro de tu familia presenta síntomas nuevos o persistentes después de una infección grave por COVID-19, deberían consultar a un profesional de la salud.

¿Cómo puedo protegerme y proteger a los demás de la COVID-19?

Estas son cuatro precauciones que tú y tu familia pueden tomar para evitar el contagio:

Lavarse las manos frecuentemente con agua y jabón o con un desinfectante que contenga alcohol

Taparse la boca y la nariz con el codo flexionado o con un pañuelo al toser o estornudar y desechar el pañuelo en una basura cerrada

Mantén al menos 1 metro de distancia de otras personas.

Buscar atención médica temprana en caso de tener fiebre, tos o dificultad para respirar

Además:

  • Limpia y desinfecta regularmente las superficies que se tocan con frecuencia, como teléfonos, pomos de puertas, interruptores de luz y superficies
  • Evita los lugares concurridos, los espacios confinados y cerrados con poca ventilación
  • Utiliza máscaras de tela cuando te encuentres en lugares públicos donde hay transmisión de grupo y no es posible practicar el distanciamiento físico
  • Mantén todos los espacios interiores bien ventilados

Todo lo que debes saber sobre el lavado de manos para protegerte del coronavirus.

¿Debería ponerme una mascarilla?

Se recomienda el uso de mascarilla ante la presencia de síntomas respiratorios (tos o estornudos) para proteger a otras personas, o si está cuidando a alguien que pueda tener COVID-19.

Si llevas mascarilla, debes utilizarla y desecharla adecuadamente para garantizar su efectividad y evitar el riesgo de transmisión del virus. Las mascarillas desechables solo se pueden usar una vez.

Sin embargo, el uso de la mascarilla no es suficiente para frenar el contagio. Es necesario lavarse las manos con frecuencia, taparse la boca y la nariz al toser y estornudar y evitar el contacto directo con una persona que tenga un resfriado o presente síntomas similares a los de la gripe (tos, estornudos o fiebre).

Este virus es nuevo y todavía no sabemos cómo afecta a los niños y a las mujeres embarazadas. Nos consta que personas de cualquier edad pueden infectarse y transmitir el virus, aunque son las personas de más edad, o aquellas con enfermedades preexistentes, quienes parecen más propensas a enfermarse gravemente.

También hay informes sobre el raro, pero grave, síndrome inflamatorio multisistémico, posiblemente asociado a la COVID-19 y que afecta a niños y adolescentes.

Aunque no están limitadas a estas manifestaciones clínicas, las características incluyen: fiebre persistente; erupción cutánea; ojos rojos o rosados; enrojecimiento e inflamación de los labios, la lengua, las manos y los pies; problemas gastrointestinales; presión arterial baja; deficiente flujo sanguíneo a los órganos, y otros signos de inflamación.    

Muchos de estos niños han dado positivo en la prueba de la COVID-19. Sin embargo, no se sabe con certeza si el coronavirus ha sido lo que ha originado esta enfermedad. Hasta el momento, estos casos se han registrado mayoritariamente en América del Norte y en Europa. Pero desconocemos si la afección existe en otras partes del mundo y todavía no ha sido reconocida.    

No obstante, se debe procurar atención médica para todos los niños que tengan estos síntomas, ya que un diagnóstico y tratamiento rápidos son esenciales. Según indican los primeros informes, la mayoría de los casos respondieron bien a los tratamientos antiinflamatorios.

¿Qué debería hacer si mi hijo presenta síntomas del COVID-19?

  • Deberías buscar asistencia médica, pero no olvides que es la temporada de gripe en el Hemisferio norte y que algunos síntomas del COVID-19, como la tos o la fiebre, pueden ser similares a los de la gripe o el resfriado común, que son mucho más frecuentes.
  • Es importante mantener buenas prácticas de higiene y de manos, como lavarse las manos con frecuencia, así como estar al día con su calendario de vacunas para que tu hijo esté protegido contra otros virus y bacterias que puedan causar enfermedades.
  • Igual que con otras infecciones respiratorias como la gripe, deberías buscar ayuda médica tan pronto como tú o tu hijo empiecen a presentar síntomas y evitar ir a lugares públicos (como el lugar de trabajo, la escuela o el transporte público) para no contagiar a otras personas.
  1. Toda persona que tenga previsto viajar al extranjero debe consultar siempre la alerta para viajeros del país de destino con el fin de informarse sobre las restricciones de entrada, la probabilidad de que se haya decretado una cuarentena al entrar en el país o cualquier otra advertencia para viajeros que sea pertinente.

  2. Además de las precauciones que se deben tomar normalmente cuando se viaja, y para evitar que le pongan en cuarentena o le nieguen la entrada a su país de origen, les aconsejamos también que consulten la última actualización de COVID-19 en el sitio web de la Asociación de Transporte Aéreo Internacional, que incluye una lista de países y medidas restrictivas.

  3. Mientras están viajando, todos los progenitores deben seguir las medidas de higiene estandarizadas que se recomiendan para ellos y para sus hijos, como lavarse las manos con frecuencia y evitar el contacto cercano con cualquier persona que esté tosiendo o estornudando.

Otra recomendación importante es limpiar el asiento, el reposabrazos, la pantalla táctil, etc. con una toallita desinfectante una vez que se encuentre dentro de un avión u otro vehículo. Utilicen también una toallita desinfectante para limpiar las superficies de las llaves, los pomos de las puertas, los mandos a distancia, etc. en el hotel u otro alojamiento donde se encuentren ustedes y sus hijos.

Por el momento no existen pruebas suficientes para determinar si el virus puede transmitirse de madres a fetos durante el embarazo, ni tampoco de las consecuencias que esto puede tener después en el bebé.

Es un asunto que se está investigando.

Las mujeres embarazadas deberían seguir tomando las precauciones adecuadas para protegerse de la exposición al virus y buscar asistencia médica si comienzan a presentar síntomas como fiebre, tos o dificultades para respirar.
 

¿Es seguro que una madre infectada de coronavirus amamante a su bebé?

Cualquier madre que se encuentre en una zona de riesgo afectada por el virus y presente síntomas como fiebre, tos o dificultad para respirar debería buscar asistencia médica a la mayor brevedad y seguir las instrucciones de un profesional de la salud.

Teniendo en cuenta los beneficios de la lactancia materna y la escasa relevancia de la leche materna en el contexto de la transmisión de otros virus respiratorios, la madre puede seguir amamantando a su bebé siempre y cuando tome todas las precauciones necesarias.

Más información sobre la lactancia y nutrición durante la pandemia

Es comprensible que estés preocupado por el coronavirus. Sin embargo, el miedo y el estigma empeoran una situación que ya de por sí es difícil. Por ejemplo, en todo el mundo se están presentando denuncias de personas, sobre todo de ascendencia asiática, que están siendo víctimas de maltrato verbal e incluso físico.

Las emergencias de salud pública generan mucha tensión a todos aquellos a quienes afectan. Es importante mantenerse informado y ser generoso y solidario con los demás. Lo que decimos es importante, y utilizar un lenguaje que perpetúe estereotipos que ya existen puede disuadir a la gente de hacerse las pruebas y tomar las medidas necesarias para protegerse a sí mismos y a sus comunidades.

Más información sobre la salud mental durante la pandemia

En Internet aparecen cada vez más mitos y desinformaciones sobre el coronavirus: cómo se transmite el COVID-19, cómo protegerse y qué hacer si te preocupa la posibilidad de haber contraído el virus.

Leia também:  Como Evitar Que Livros Fiquem Amarelados?

Por eso, es importante mostrarse precavido a la hora de buscar información y consejos.

Además de los consejos que te facilitamos aquí, la Organización Mundial de la Salud cuenta con una sección práctica donde se abordan algunas de las preguntas más frecuentes.

También es recomendable mantenerse informado de las recomendaciones y las novedades sobre viajes, educación y otras directrices que publiquen las autoridades de tu país o territorio.

UNICEF está trabajando con la Organización Mundial de la Salud, los gobiernos y sus aliados para proporcionar a los niños, las mujeres embarazadas y las familias la información que necesitan para saber cómo prevenir la transmisión de la enfermedad por coronavirus (COVID-19). Esto incluye la elaboración de módulos de formación en línea para los trabajadores de la salud, así como preguntas frecuentes y directrices para madres y padres, mujeres embarazadas y niños.

¿Tengo coronavirus?: contagio, síntomas y tratamiento

El coronavirus ha puesto nuestras vidas patas arriba.

 La mayoría de la población expresa su miedo ante el hecho de no saber si es un positivo asintomático, si los síntomas que presenta se pueden considerar definitivos o si hay otros síntomas.

A fin de aclarar todas estas dudas, dentro de las limitaciones del conocimiento actual de este virus, vamos a explicar algunos de los síntomas de la COVID-19 que ya se sabe que han tenido algunos de los positivos.

Partimos de la realidad de que el virus ataca a cada persona de manera diferente. La COVID-19 es una enfermedad respiratoria, pero la mayoría de la población infectada presenta cuadros leves que no requieren de un tratamiento especial más allá del aislamiento y los consejos del médico.

Las personas mayores de 60 años, y especialmente las de más de 80, o las que presentan afecciones médicas anteriores forman parte del grupo de riesgo de desarrollar la versión más grave y letal de la COVID -19. ¿Cómo saber si tengo coronavirus? Te mostramos una guía con todo lo que tienes que saber sobre la nueva enfermedad COVID-19.

Enfermedad por coronavirus (COVID-19)

Los coronavirus son unos tipos de virus que atacan especialmente al aparato respiratorio. Infectan tanto a los animales como a las personas.

 A veces, un coronavirus que infecta a los animales muta y se convierte en uno que puede infectar a las personas. Este es el caso del nuevo coronavirus Sars CoV-2, que puede provocar la COVID-19 que, a su vez, puede causar neumonía.

La neumonía es una enfermedad potencialmente mortal en la que se acumula líquido en los pulmones.

Cómo se transmite el coronavirus

Según la OMS, la transmisión sería a a partir de otras personas infectadas por este virus. Esto ocurre por contacto estrecho con las secreciones respiratorias que se generan con la tos o el estornudo de una persona enferma. Estas secreciones infectarían a otra persona si entran en contacto con nariz, boca u ojos.

Actualmente, los expertos están estudiando si el virus puede propagarse a través de las heces.

Cómo saber si tengo coronavirus

Los principales síntomas del virus son fiebre, tos y dificultad para respirar. En casos más graves, la infección puede causar neumonía, síndrome respiratorio agudo severo, insuficiencia renal e, incluso, la muerte.

La revista Annals of Internal Medicine publicó un estudio sobre el periodo de incubación coronavirus, o lo que es lo mismo, el tiempo que puede pasar entre el contagio y la aparición de los primeros síntomas de la COVID-19. Llega a la conclusión de que el periodo de incubación del virus es de 2 a 14 días y las personas infectadas tardan cinco días en comenzar a mostrar los síntomas del coronavirus.

Pruebas de detección del coronavirus

El profesional de la salud es el único que puede pedir el análisis por PCR que son las pruebas por coronavirus. En este caso, se comunicará con los CDC o con su departamento de salud local para obtener instrucciones sobre las pruebas.

Solo ciertos laboratorios tienen permiso para hacer pruebas de coronavirus Sars CoV-2. Existen varias maneras en que un laboratorio puede obtener una muestra para el análisis:

  • Muestra con hisopo: donde se toma una muestra de la nariz o la garganta.
  • Aspirado nasal: se inyecta una solución salina en la nariz y luego extrae una muestra succionando con cuidado.
  • Aspirado traqueal: se introduce un broncoscopio (un tubo delgado con luz en su extremo) por la boca hasta los pulmones para tomar una muestra.
  • Prueba de esputo: se le pise al paciente que expectore en una taza especial o se puede obtener una muestra de la nariz usando un hisopo.
  • Prueba de sangre

También existen los llamados 'test rápidos', pero los primeros que han llegado a España tienen una sensibilidad del 30%, cuando debería ser superior al 80%. Mientras se validan las nuevas remesas, los expertos han recomendado que se siga utilizando la PCR.

Cómo prevenir la propagación de la infección

Para prevenir la propagación de la infección, la OMS recomienda:

  • Lavarse las manos de forma regular y exhaustiva por al menos 20 segundos y usar un gel desinfectante cuando estás fuera de casa.
  • Evitar tocarse boca, nariz y ojos.
  • Cubrirse la boca y la nariz con el codo flexionado o con un pañuelo desechable al toser o estornudar.
  • En caso de sufrir una infección respiratoria, evitar el contacto cercano con otras personas

Medidas contra el coronavirus en España

Durante el estado de alarma la población está obligada a quedarse en casa y solo podrá salir a la calle y a espacios públicos en los siguientes supuestos, siempre que lo haga de forma individual, salvo que se acompañe a personas con discapacidad, a menores, a personas mayores, o exista otra causa debidamente justificada:

  • Compra de alimentos, medicamentos u otros productos de primera necesidad
  • Visitas al médico o a los hospitales
  • Acudir al trabajo (solo las actividades esenciales). Así, los trabajadores cuyos puestos de trabajo no se consideren de primera necesidad no tendrán que acudir a trabajar.
  • Retorno al lugar de residencia.
  • Cuidado de mayores, menores, dependientes, personas con discapacidad o personas especialmente vulnerables.
  • Visitas a entidades financieras y de seguros.
  • Por causa de fuerza mayor o situación de necesidad.
  • Movimientos de miembros del cuerpo diplomático para ejercer sus funciones.

Entre los locales que sí pueden permanecer abiertos añaden las clínicas y centros veterinarios, y limita el servicio de peluquería: ya no podrán estar abiertas, solo atender a domicilio.

Teléfonos y 'apps' de autoevaluación y ayuda

Para facilitar a los ciudadanos que puedan examinar sus posibles síntomas desde la comodidad del hogar, la Comunidad de Madrid ha lanzado una web para evaluar la salud y recibir instrucciones y recomendaciones sobre la COVID-19. Además, también se ha lanzado una app de esa web con la intención de que los ciudadanos puedan realizar su propia autoevaluación.

De forma paralela, todas las comunidades autónomas han puesto a disposición de sus ciudadanos un teléfono de consulta e información sobre el coronavirus y en caso de duda, el Ministerio de Salud recomienda ponerse en contacto con el 112.

Qué es el nuevo coronavirus o la COVID-19 l RTVE

El nuevo coronavirus SARS-CoV-2, que produce la enfermedad conocida como COVID-19, mantiene en vilo al mundo entero.

 América Latina se convirtió en mayo en el foco principal del brote, que se situó en marzo en Europa y llevó al continente a cerrar fronteras y a confinar a millones de ciudadanos.

 La pandemia se originó en China a finales de 2019, pero el continente americano ha sido la siguiente víctima por la rápida expansión de los contagios en Estados Unidos.

 Hasta ahora han muerto más de 3 millones de personas y se han confirmado más de 141 millones de casos en todo el mundo. [¿Qué es un millón de muertos? Comparativa con otras catástrofes y pandemias].

China, con 4.636 fallecidos y más de 90.

000 personas contagiadas, logró contener el virus y dejar de ser el país con mayor número de contagios, un puesto que ostenta Estados Unidos,que supera los 31,6 millones de casos positivos. Le siguen India, con 15 millones; Brasil, que rebasa los 13,9 millones; y el Reino Unido y Rusia, con más de cuatro millones de contagios.

En cuanto a fallecimientos, Estados Unidos también lidera la estadística con más de 567.000 muertos, seguido de Brasil, con más de 373.000. México supera los 212.

000, sustituyendo en el tercer puesto a India, que suma más de 178.000. Por su parte, Reino Unido registra más de 127.000 decesos, seguido de Italia con 116.000, y Rusia y Francia con más de 100.000. Alemania supera los 80.

000 y España, los 76.000. Colombia ronda los 68.000 y Irán, los 66.000.

Se pensaba que el foco estaba en un mercado de marisco y pescado de la ciudad de Wuhan, capital de la provincia de Hubei, pero investigadores de la Academia de Ciencia de China lo han descartado. Sí concluyen que el virus se propagó por este lugar y que surgió en algún tipo de murciélago, pero no tienen claro si mutó después en algún otro animal antes de pasar al ser humano.

La Organización Mundial de la Salud (OMS), un año después, ha determinado que su origen es animal, aunque la expedición enviada a China sigue sin tener pruebas contundentes de que el virus mutara a partir de murciélagos o pangolines, que siguen siendo los potenciales candidatos.

Según los últimos datos, el índice de letalidad del nuevo coronavirus entre los contagiados se sitúa en el 4,5 %. 

Sin embargo, los investigadores consideran que aún es demasiado pronto para calcular con precisión su letalidad, en parte debido a que los casos leves no son diagnosticados y no se registran, además de que en ocasiones la enfermedad cursa de manera asintomática. Esto haría que la cifra se redujera significativamente. 

El virus se propaga principalmente de persona a persona, sobre todo mediante gotículas respiratorias que se producen cuando una persona infectada tose o estornuda. Estas gotitas pueden llegar a la boca o la nariz de las personas que se encuentren cerca y posiblemente entrar a los pulmones al respirar.

Las gotas con el virus también se pueden depositar en diferentes superficies y objetos, que al tocarlos se pueden incorporar a las manos, lo que es potencialmente infeccioso si la persona luego con esa misma mano se toca la boca, la nariz y posiblemente los ojos.

La Organización Mundial de la Salud advierte de que “muchas personas que contraen la enfermedad solo presentan síntomas leves”. Esto, dice, “es particularmente cierto en las primeras etapas de la enfermedad” y, “por lo tanto, es posible contagiarse de alguien que, por ejemplo, solamente tenga una tos leve y no se sienta enfermo“.

Leia também:  Como Tratar De Um Passarinho Que Caiu Do Ninho?

Asimismo, una vez superada la enfermedad se inicia la fase de excreción del virus, cuya duración media es de 20 días.

Un trabajo publicado recientemente sugiere que la excreción prolongada indica que los pacientes todavía pueden ser capaces de propagar el SARS-CoV2 en esta fase.

Además, el coronavirus fue detectable hasta el final en las personas fallecidas.

¿Por qué quedarnos en casa ayuda a salvar vidas?

Parece que el SARS-CoV-2 puede transmitirse con bastante facilidad. De momento, la OMS estima que la tasa de contagio (R0) del virus es de 1,4 a 2,5, aunque otras estimaciones hablan de un rango entre 2 y 3. Esto quiere decir que cada persona infectada puede a su vez infectar a entre 2 y 3 personas. Para controlar una epidemia, la R0 necesita disminuir por debajo de 1.

En España, el primer caso por coronavirus se detectó a finales de enero. Desde entonces, las medidas para frenar la expansión de la epidemia han ido en aumento. Este vídeo resume las claves sobre la situación actual, desde los síntomas que deben alertar a los ciudadanos, hasta la forma en la que deben actuar para evitar más contagios.

Los consejos divulgados por las autoridades sanitarias para evitar el contagio son lavarse las manos de manera frecuente y usar pañuelos o el codo para cubrirse la nariz y boca cuando se tose o estornuda. En cuanto al uso de mascarillas es imprescindible su uso si está infectado, sospecha que puede estarlo o está en contacto directo con los pacientes que portan el virus.

En caso de tener síntomas, en España las autoridades recomiendan llamar a los sanitarios, para que en el caso de estar infectado, no se propague el virus en los hospitales o se colapsen los servicios sanitarios. 

En China, las autoridades han pedido a la población que se tomen medidas de protección para el contacto con animales salvajes y se cocinen convenientemente todos los alimentos de origen animal.

Los síntomas descritos para la neumonía de Wuhan provocada por el nuevo coronavirus son fiebre, dolor de cabeza y fatiga, acompañados de tos seca y sequedad y, en muchos casos, de disnea (dificultad para respirar). Estos síntomas se comparten con muchas patologías por lo que, para no saturar los servicios de salud y evitar nuevos contagios, el Ministerio de Sanidad recomienda llamar al 112 en caso de duda.

Fuera de China, se han registrado más de 140 millones de casos, en especial en EE. UU., que en muy poco tiempo se ha convertido en el país más afectado del mundo al rebasar los 31,6 millones y ha hecho de América el continente con más contagios.

Sin salir del continente, Brasil es el segundo país del mundo con más muertes y tercero con más casos confirmados, con más de 13,9 millones de infectados.

Superan el millón de contagiados: Colombia y Argentina (2,6), y México (2,3) y Perú (1,6).

Tras una dura primavera, el foco de la pandemia vuelve a concentrarse en Europa. Reino Unido -el país europeo con más contagios- suma más de cuatro millones de casos, seguido de Rusia. España también supera los tres millones de contagios confirmados y se han registrado más de 76.000 muertes.

También es grave la situación en el Italia, que se ha convertido en el país del viejo continente con más fallecimientos, más de 116.000, por debajo del Reino Unido, donde ha aparecido una variante nueva que se propaga más rápido.

De vuelta al continente asiático, India es el segundo país del mundo con más contagios con más de 15 millones y el cuarto en decesos. La pandemia también se propaga por Irán, con más de 2 millones de contagios y el virus ha llegado hasta la Antártida, contagiando a un grupo de la base chilena de exploración.

En África, donde también ha llegado la pandemia, los países con más casos y muertes confirmados son Sudáfrica, Egipto, Marruecos, Túnez, Argelia y Etiopía.

Osteomielitis

  • Tamaño de texto más grande

Osteomielitis es el término médico que se usa para referirse a la inflamación de un hueso. Suele estar causada por una infección bacteriana. Suele afectar a los huesos largos de los brazos y de las piernas, pero puede ocurrir en cualquier hueso del cuerpo.

¿Cuáles son los signos y los síntomas de la osteomielitis?

Los adolescentes con osteomielitis suelen tener dolor en el hueso infectado. También pueden:

  • tener fiebre y escalofríos
  • sentirse cansados y/o tener nauseas
  • tener malestar general.
  • tener la piel que cubre al hueso infectado dolorida, roja e hinchada.

Los adolescentes tienden a desarrollar osteomielitis después de tener un accidente o de lesionarse de otra forma. El área lesionada puede empezar a doler después de que haya parecido mejorar.

Causas de la osteomielitis

Las bacterias pueden infectar los huesos de varias formas diferentes. Por ejemplo:

  • Las bacterias pueden llegar al hueso a través del torrente sanguíneo desde otras áreas infectadas del cuerpo. Esto se conoce como osteomielitis hematógena. Es la forma más frecuente de contraer infecciones en los huesos.
  • Otra forma de contraer la osteomielitis es a través de una infección directa, cuando la bacteria entra en una herida y luego llega al hueso (como después de sufrir una lesión o de someterse a una operación). Las fracturas abiertas (cuando el hueso que se rompe desgarra la piel) son el tipo de lesiones que provocan osteomielitis más a menudo.
  • A veces, las bacterias pueden venir de una infección cercana. Por ejemplo, una infección no tratada en la piel o en una articulación se puede extender a un hueso.

¿Es contagiosa?

No, las infecciones óseas no son contagiosas. Pero los gérmenes que causan la osteomielitis a veces se pueden trasmitir de una persona a otra.

¿Cómo se diagnostica la osteomielitis?

Si tienes fiebre y dolor en un hueso, ve al médico lo antes posible. La osteomielitis puede empeorar en cuestión de horas o de días, siendo entonces mucho más difícil de tratar.

Lo más probable es que el médico te haga un examen físico y te pregunte sobre lesiones recientes en el área donde notes el dolor.

Los análisis de sangre permiten saber si la cantidad de glóbulos blancos es alta (un signo de infección) y detectar otros signos de inflamación y/o infección.

Es posible que el médico te pida una radiografía, aunque las radiografías no siempre muestran signos de infección ósea en las etapas iniciales de la osteomielitis.

Si el médico sospecha una osteomielitis, te pedirá un centellograma óseo, que proporciona una información más detallada sobre el hueso. Es posible que el médico también te recomiende una resonancia magnética o RM, que ofrece una imagen mucho más detallada que la radiografías. Las RM no solo permiten diagnosticar la osteomielitis, sino también saber cuánto tiempo lleva infectado el hueso.

El médico te puede hacer una punción y aspiración con aguja para obtener una muestra del hueso afectado. Esto le ayudará a saber qué bacteria ha causado la infección, lo que le puede ayudar a decidir con qué antibiótico tratar mejor la infección.

¿Cómo se trata la osteomielitis?

El tratamiento de la osteomielitis depende de:

  • tu edad y tu estado general de salud
  • la gravedad de la infección
  • si se trata de una infección aguda (reciente) o crónica (presente durante un largo período de tiempo).

El tratamiento incluye antibióticos para tratar la infección y medicamentos para aliviar el dolor.

La mayoría de las personas con osteomielitis pasan un par de días en el hospital, donde reciben antibióticos por VI (vía intravenosa) para combatir la infección.

Podrán volver a casa cuando se encuentren mejor, pero es posible que sigan necesitando antibióticos por VI o bien tomados por boca durante varias semanas más.

A veces, es necesario operar para limpiar bien el hueso infectado. Si se ha formado una cavidad en el hueso y se llena de pus (una acumulación de bacterias y glóbulos blancos), el médico llevará a cabo un desbridamiento. En este procedimiento, el médico limpia la herida, extrae el tejido muerto y drena el pus que contiene el hueso para que este se pueda curar.

¿Cuánto dura una osteomielitis?

La mayoría de las personas con osteomielitis se encuentran mejor a los pocos días de iniciar el tratamiento.

Los antibióticos administrados por vía intravenosa se cambian a antibióticos los administrados por vía oral (por boca) al cabo de entre 5 y 10 días de tratamiento.

La gente se suele medicar con antibióticos durante por lo menos un mes, y a veces durante más tiempo, dependiendo de los síntomas que presente y de los resultados de sus análisis de sangre.

¿Se puede prevenir la osteomielitis?

La manera más fácil de prevenir la osteomielitis consiste en mantener la piel bien limpia. Todos los cortes y heridas, sobre todo las heridas profundas, se deben limpiar a conciencia. Lava las heridas con agua y jabón, manteniéndolas bajo del agua corriente durante por lo menos cinco minutos seguidos para enjuagarlas bien y eliminar cualquier resto de suciedad.

Para mantener la herida limpia después de lavarla, cúbrela con una gasa estéril o un paño limpio. Te puedes aplicar en la herida una crema antibiótica de venta sin receta médica, pero lo más importante es que la mantengas bien limpia. Las heridas deben empezar a cicatrizar en las primeras 24 horas y curarse por completo en un plazo de una semana.

Si tienes una herida que tarda más tiempo en curarse o que te duele mucho, ve al médico para que te la evalúe.

Y, al igual que con cualquier infección, lávate las manos a conciencia y con frecuencia para impedir que se propaguen los gérmenes. Asegúrate también de llevar al día tu calendario de vacunación.

Revisado por: Elana Pearl Ben-Joseph, MD

Fecha de revisión: junio de 2018

Seja o primeiro a comentar

Faça um comentário

Seu e-mail não será publicado.


*