Como Saber Que Potencia Contratar De Luz?

Herramientas y fórmula para calcular qué potencia necesitas. kW mínimos recomendados según el tamaño de tu vivienda y tus electrodomésticos instalados.

Índice

¿Qué es la potencia eléctrica contratada?

La potencia contratada es la unidad que limita el número de aparatos que podemos conectar de manera simultánea a la red eléctrica de una vivienda o local sin que salte el Interruptor de Control de Potencia (ICP).

La potencia contratada, expresa en kilovatios (kW), afecta directamente al importe que hemos de abonar a nuestra comercializadora en concepto de potencia facturada, popularmente conocido como término fijo.

Potencias eléctricas recomendadas según equipamiento

Tamaño Básico Medio Alto
Hasta 60m² 3 kW 3,45 kW 4,6 kW
Hasta 90m² 3,45 kW 4,6 kW 5,75 kW
Hasta 140m² 4,6 kW 5,75 kW 6,9 kW
Superior 140m² 5,75 kW 6,9 kW 8,05 kW
  • Equipamiento Básico: electrodomésticos de uso habitual en una vivienda
  • Equipamiento Medio: aire acondicionado, horno eléctrico, secadora
  • Equipamiento Alto: calefacción eléctrica, piscina

Cómo calcular la potencia eléctrica recomendada en una vivienda

Desde octubre de 2018, podemos contratar la potencia eléctrica en escalones de 0,1 kW. Hasta esta fecha, todos los consumidores en baja tensión debíamos ajustarnos a los tramos de potencia normalizada establecidos por el Gobierno.

  • Gracias a esta modificación, los consumidores podremos lograr un mayor ahorro en el término fijo de nuestro recibo eléctrico al poder ajustar con mayor precisión la potencia contratada a nuestras necesidades reales de consumo.
  • Sin embargo, calcular correctamente la potencia mínima recomendada para cubrir la demanda eléctrica de una vivienda puede ser una tarea compleja.
  • A continuación, enumeramos algunas de las herramientas que los consumidores tenemos a nuestra disposición para estimar la potencia eléctrica que necesitamos contratar:
  •  Calculadora de potencia
  • Una calculadora de potencia es una aplicaciones online gratuita que nos permite simular nuestra potencia eléctrica recomendada en base a factores tales como el tamaño de la vivienda, el número de personas que la habitan o los electrodomésticos instalados.

Estudio de potencia contratada con Selectra

  1.  Contador de luz inteligente
  2. Los nuevos contadores de luz digitales nos permiten medir y registrar nuestra curva de carga, es decir, cómo se reparte nuestro consumo eléctrico a lo largo del día.
  3. Consultando estos datos, podremos determinar la potencia máxima demandada y comprobar si hemos superado nuestra potencia contratada en algún momento.
  4. Si nunca hemos superado nuestra potencia suscrita, contamos con cierto margen para reducir los kW contratados y ahorrar en la parte fija de nuestro recibo de luz.
  5. En los casos en los que nuestra instalación haya demandando una potencia superior a la contrada, deberemos evaluar con qué frecuencia se ha repetido esta situación.
  6. Si hemos sobrepasado la potencia contratada en momentos puntuales, podemos reajustar nuestros patrones de consumo para asegurar que los electrodomésticos y aparatos eléctrico conectados de manera simultánea no superan la potencia máxima permitida.
  7. En cambio, si superamos la potencia eléctrica contratada de manera habitual, es aconsejable aumentarla para garantizar un correcto acceso a la energía eléctrica.

¿Dónde puedo consultar mi histórico de consumo?Puedes consultar tu curva de carga accediendo al área de clientes de tu comercializadora o a través de la plataforma habilitada por tu distribuidora eléctrica para este fin.

 Monitores de consumo

Los monitores de consumo eléctrico son dispositivos de medición que nos permiten registrar y consultar nuestra curva de carga. Como los contadores digitales, estos equipos también nos permiten evaluar en que momentos demandamos más potencia eléctrica, así como identificar los electrodomésticos de mayor consumo.

 Técnico Electricista

Contratando los servicios de un experto, un técnico electricista calculará cuánta potencia necesitas contratar considerando las características específicas de la vivienda:

  • Tamaño y número de habitantes
  • Equipamiento instalado y previsión de uso
  • Tipo de instalación y eficiencia energética de la misma

Cómo calcular manualmente la potencia mínima recomendada

Par calcular manualmente la potencia eléctrica recomendada en nuestra vivienda, tenemos que sumar las potencias nominales de los equipos eléctricos de mayor consumo que solemos utilizar de manera simultánea.

¿Qué es la potencia nominal?La potencia nominal es la potencia máxima demandada por un dispositivo eléctrico funcionando a máximo rendimiento.

A modo orientativo, compartimos una tabla con las potencias nominales de los electrodomésticos más habituales en una vivienda:

¿Cuánta potencia consumen los electrodomésticos?

Nevera

Microondas

Lavadora

Lavaplatos

Horno

Aire acondicionado

Calefacción eléctrica

Televisión

250 – 350 W
900 – 1.500 W
1.500 – 2.200 W
1.500 – 2.200 W
1.200 – 2.200 W
900 – 2.000 W
1.000 – 2.500 W
150 – 400 W

Una vez obtenida la potencia instalada, hemos de aplicar un factor de simultaneidad, dado que nunca conectaremos todos los equipos eléctricos a la vez. Este factor nos permite prever la potencia máxima de la que haremos uso de manera simultánea.

¿Qué es el factor de simultaneidad?El factor de simultaneidad es la relación entre la potencia máxima contratada y la potencia eléctrica instalada, siendo la potencia instalada la suma de las potencias nominales de los equipos conectados a la instalación.

El factor de simultaneidad tiene un valor máximo igual a 1, equivalente a la puesta en marcha de todos los dispositivos conectados a la instalación de manera simultánea.

De manera general, se considera un factor de simultaneidad de 0.2 si el grado de utilización de los electrodomésticos es reducido, y de un 0.3 si es elevado.

Veamos un ejemplo: vivienda equipada con nevera, microondas, lavadora, lavavajillas, vitrocerámica, dos equipos de aire acondicionado y una televisión.

Primero debemos calcular la potencia eléctrica instalada:

300 W + 1.100 W + 1.500 W + 1.500 W + 1.100 + 2.200 W + 200 W = 7.900 W

A continuación, aplicaremos un factor de simultaneidad de 0.3, dado que pasamos mucho tiempo en casa y hacemos un extensivo de electrodomésticos de gran consumo como la lavadora o el lavavajillas.

Potencia recomendada = (7.900 W * 0.3) / 1.000 = 2.37 kW

A este resultado le sumaremos un margen de 1 kW para cubrir la demanda de las bombillas y lámparas instaladas de en la vivienda, así como de los equipos de uso más esporádico, como son el secador de pelo, la tostadora o el aspirador.

Potencia mínima a contratar = 3.4 kW

Si tu rutina diaria está bien definida, te recomendamos que agrupes los electrodomésticos y dispositivos eléctricos que suele utilizar simultáneamente y calcules la potencia mínima necesaria para cada conjunto.

Esta información te permitirá, además, repartir y optimizar tu consumo eléctrico, minimizando, siempre que sea posible, el número de dispositivos conectados a la vez.

No obstante, conviene resaltar que este método de cálculo no es el más preciso. En primer lugar, se ha de tener en cuenta que los equipos instalados en una vivienda no funcionan siempre al 100% de su capacidad. Es decir, no siempre demandan la totalidad de su potencia nominal.

Una lavadora consume menos potencia funcionando a 30º que puesta en marcha a 50.º

Otro factor que debemos evaluar son nuestros hábitos de consumo y el grado de utilización que damos a cada electrodoméstico.

Imaginemos que hemos contratado una tarifa con discriminación horaria. Con el fin de aprovechar el precio reducido del kWh en la franja nocturna, desplazaremos nuestro consumo a las últimas horas del día.

Podemos, además, programar electrodomésticos como la lavadora o el lavavajillas para que se pongan en funcionamiento durante la madrugada, aprovechando que no hay otros equipo eléctricos de gran consumo en funcionamiento.

Por último, debemos considerar también factores tales como el tamaño de la vivienda, la calificación energética de la instalación eléctrica del inmueble o la calidad de los materiales de aislamiento térmico, si los hubiera.

Cómo calcular el precio de la potencia contratada

  • Para calcular el coste de nuestra potencia facturada, debemos tener en cuenta los kW contratados, el precio del término de potencia fijado por nuestra compañía eléctrica y los días que componen el periodo de facturación.
  • Si desconoces cuánta potencia eléctrica tienes contratada, puedes consultar el dato en tu recibo eléctrico bajo los títulos “Datos del Suministro” o “Datos del Contrato”.
  • Fórmula para calcular el precio de la potencia contratadakW contratados * término de potencia * periodo de facturación
  • La potencia contratada también determina cuál es nuestro peaje de acceso a la red eléctrica, coste regulado por el Ministerio de Industria recaudado con el objetivo de sufragar los costes derivados del uso y mantenimiento de las redes de transporte y distribución.

¿Cuánto cuesta cambiar la potencia contratada?

Calculada la potencia eléctrica que deseas contratar, lo único que tienes que hacer es ponerte en contacto con tu comercializadora y tramitar la modificación.

La potencia a contratar no puede superar la potencia máxima admisible reconocida en tu Certificado de Instalación Eléctrica. Si deseas solicitar una potencia superior, será necesario solicitar un nuevo boletín eléctrico.

Si deseamos aumentar la potencia contratada, deberemos abonar los siguientes conceptos (derechos de acometida) a nuestra distribuidora, responsable de la gestión:

  • Extensión: 17,37 €/kW + IVA
  • Acceso: 19,70 €/kW + IVA
  • Enganche: 9,04€ + IVA
  1. Para disminuir la potencia eléctrica suscrita solo habrá que abonar los derechos de enganche, con un coste de 9,04€ + IVA.
  2. Es importante que antes de modificar tu potencia contratada, te asegures de que los kilovatios que deseas contratar son los que realmente necesarias, pues, como norma, esta gestión solo puede solicitarse una vez al año.
  3. ¿Qué compañía tienes contratada?

Potencia contratada Endesa Potencia contratada Iberdrola

Potencia contratada EDP Potencia contratada Naturgy

¿Qué potencia contratar?

Pasarse de potencia eléctrica es un gasto innecesario, pero quedarse corto significa no poder hacer tu vida. Cuidado con solicitar un cambio de potencia sin la ayuda de un experto: el coste de diversos trámites podría comerse el potencial ahorro.

  • ¿Por qué “saltan los plomos” cuando tengo invitados a cenar?
  • ¿Por qué se va la luz si tengo el aire encendido y paso la aspiradora?
  • ¿Por qué no puedo poner la lavadora cuando hay una tarta en el horno?
  • La respuesta a estas preguntas no es un poltergeist, es la potencia eléctrica.

¿Qué es la potencia eléctrica?

La potencia es la cantidad de kilovatios (kW) que puedes pedirle simultáneamente a la red eléctrica de tu casa.

Por ejemplo: si tienes la calefacción eléctrica encendida, haces una lavadora y pones el horno, tu casa estará exigiendo entre 4 y 6,9 kW aproximadamente.

Si tú has contratado menos de 4 kW, lo más probable es que te quedes a oscuras hasta que apagues la lavadora, el horno o la calefacción.

Cuanta más potencia tengas, más aparatos eléctricos podrás encender al mismo tiempo. Pero cuanta más potencia tengas, más pagarás cada mes, ya que tu factura eléctrica se divide en consumo (que puedes controlar siendo más eficiente) y potencia (que es un coste fijo y aumenta según los kW que contrates). 

A la hora de contratar la potencia eléctrica hay que tener en cuenta muchos factores, pero el más importante es el número de electrodomésticos que se utilizan de manera cotidiana.

Leia também:  Como Saber Quais Os Oculos Que Me Ficam Bem?

Que tengas una casa grande (o pequeña) no es importante, ya que es posible vivir en muchos metros cuadrados con pocos electrodomésticos y en lugares mínimos con muchos. Lo que marca la diferencia a la hora de hablar de potencia son aspectos como que la calefacción sea eléctrica, por ejemplo.

“Para saber si necesitas más o menos potencia no importa el tamaño de tu casa. Lo que importa es el número de electrodomésticos y si quieres utilizarlos a la vez.”

Cuanto mayor sea tu potencia, mayor será el importe fijo que pagarás cada mes. Por eso reducir una potencia innecesariamente alta es una de tus grandes posibilidades para recortar la factura.

Pero ¿cuál es la potencia que tienes contratada actualmente? Si eres cliente de Endesa, solo tienes que entrar en tu Área de Cliente para saberlo (tendrás que logarte y, si aún no lo has hecho, registrarte). 

Regla nº2: menos potencia no siempre es más ahorro

No hay duda de que reducir la potencia te puede hacer ahorrar: unos 50 euros al año por cada kW que bajes. Pero todo este ahorro se esfuma si, tras bajarla, te quedas corto. Eso podría dejarte sin luz al encender varios electrodomésticos a la vez.

Nadie quiere vivir al límite de la potencia soportando que te salte el ICP cada vez que te pones en modo multitarea. Por ejemplo: te quedas sin luz por encender el horno al mismo tiempo que pones una lavadora. Quedarse corto de potencia puede ser así de incómodo.

Si ocurriese esto, tendrías que pedir una subida de potencia que te costaría dinero. En el mejor de los casos, hablamos de que pagarías en torno a 50 euros por volver a subir la potencia. En el peor, más de 200. Dependiendo de tu situación, el ahorro por bajar la potencia podría anularse e incluso acabar saliéndote caro.

A la hora de subir la potencia, existe un límite marcado por razones de seguridad. Es decir: no todas las instalaciones eléctricas soportan potencias elevadas. Si necesitas más de lo que tu límite permite, tendrás que renovar la instalación.

A la hora de bajar la potencia, tú tienes la última palabra. Pero ten en cuenta que si te acabas quedando corto de potencia serás tú quien sufrirá las incomodidades.

Recuerda que puedes subir o bajar la potencia como prefieras, siempre en múltiplos de 0,1 kW.

“Si te pasas bajando la potencia, el coste de volver a subirla se comerá todo tu ahorro.”
volver atrás en la navegación ir a producto Tempo Happy 50 Horas ir a producto Tempo Happy Día ir al segmento de empresas ir a catálogo de productos de gas ir al producto Tempo Verde-Energía Renovable ir al segmento de hogares ir a producto One Luz ir al catálogo de productos de Luz ir al catálogo de productos Luz + Gas ir al producto One luz Nocturna ir a averías y reparaciones ir al producto Tempo Happy 2 Horas ir al producto One Luz ir al producto Tempo Happy 50 Horas Ver catálogo de productos con consumo eléctrico de 36.000 a 360.000 €/año Ver catálogo de productos con consumo eléctrico más de 360.000 €/año ir al segmento de empresas ir al producto Tempo Happy Día ir al segmento de Administradores de Fincas icono DarkSite ver catálogo de productos con consumo eléctrico menos de 6.000 €/año ir al catálogo de Productos Luz + Gas ir al catálogo de productos de electricidad contacto de correo electrónico contacto de fax ver catálogo de productos de gas con consumo de menos de 6.000 €/año ver catálogo de productos de gas con consumo de 6.000 a 240.000 €/año ver catálogo de productos de gas con consumo de más de 240.000 €/año ir al catálogo de productos de gas ir a la sitio web de enel servicio de mantenimiento del calentador ir al servicio de mantenimiento OKGas Calentador ir al segmento de hogares olla de presión ir a averías y reparaciones ver catálogo de productos de electricidad con consumo de 6.000 a 36.000 €/año ir al producto One Luz Nocturna ir a sitio web personal contacto telefónico Ir al producto Tempo Verde-Energía Renovable ir a energía solar fotovoltaica ir a productos Tempo Happy seleccionada la reacción “No me gusta” seleccionar la reacción “No me gusta” seleccionada la reacción “Me gusta” seleccionar la reacción “Me gusta”

Los consumidores son los encargados de acordar con la compañía la potencia que desean contratar. Pueden modificar la potencia según sus necesidades, aunque en principio la distribuidora solo está obligada a aceptar un cambio al año.

Con lo cual, tú decides la potencia que contratas. Pero tal y como te estamos contando, hazlo con cabeza y sin apresurarte.

Cómo calcular la potencia que necesitas

La lógica para elegir tu potencia es sencilla: tienes que calcular el máximo de kW que vas a exigirle a tu red al mismo tiempo. Tienes que adelantarte a lo que puede pasar y pensar en esas situaciones en las que vas a necesitar poner tus electrodomésticos a tope. ¿En qué situación enciendes un mayor número de ellos a la vez?

Hay cosas a las que podrás renunciar y otras a las que no. Por ejemplo: quizás puedes esperar a poner la lavadora, posponerlo para cuando esté todo más tranquilo. Quizás no. Por ejemplo: quizás pasas demasiado calor en verano y necesitas encender tres aparatos de aire acondicionado al mismo tiempo mientras preparas tu comida en el horno.

Haz tus cálculos. Tu objetivo es encontrar la cifra de kW más alta que vas a pedirle a tu instalación eléctrica. Cuando la tengas, ya sabes cuánta potencia contratar. Y recuerda: si la sobrepasas, “saltarán los plomos”.

A continuación puedes ver la potencia aproximada que necesita cada electrodoméstico cuando lo enciendes:

  • Calefacción eléctrica: 1 – 2,5 kW.
  • Lavavajillas: 1,5 – 2,2 kW.
  • Lavadora: 1,5 – 2,2 kW.
  • Horno: 1,5 – 2,2 kW.
  • Cocina vitrocerámica: 0,9 – 2 kW.
  • Aire acondicionado (cada aparato o split): 0,9 – 2 kW.
  • Microondas: 0,9 – 1,5kW.
  • Calefacción bajo consumo: 0,4 – 0,8 kW.
  • Frigorífico: 0,25 – 0,35 kW.
  • Televisor: 0,15 – 0,4 kW.

Cómo saber si tienes más potencia de la que necesitas

Para saber si tienes mucha más potencia de la que realmente necesitas existe un truco casero que no suele fallar. Enciende todos los aparatos eléctricos de tu casa.

No olvides cada uno de los split de aire acondicionado, el horno y los fuegos si es que son eléctricos, incluso el aspirador.

Si vas encendiendo uno tras otro y el Interruptor de Control de Potencia (ICP) no salta, es probable que tengas más potencia de la necesaria.

Si este es tu caso, tus facturas de la luz son innecesariamente altas. Estás pagando por algo que no usas nunca o casi nunca, un exceso de kW que se refleja cada mes en lo que pagas. Te interesa modificar la potencia para bajarla, pero nunca lo hagas de manera apresurada sino midiendo bien tu decisión.

Pide ayuda a los profesionales

Si crees que tu potencia no es la adecuada, te recomendamos pedir asesoramiento técnico sin compromiso a un instalador autorizado de Endesa, quien cotejará los antecedentes de tu propiedad y valorará todas las necesidades con el mínimo detalle.

En el siguiente formulario escoge tipo “Consulta”, categoría “Asesoramiento” y asunto “Dudas con la potencia que necesito”:

La potencia es una de las dos grandes patas de tu factura. La otra es el consumo, que puede variar considerablemente de un mes a otro según la vida que lleves. En Endesa ponemos a tu disposición las mejores tarifas.

Si la potencia que tienes (o que te conviene) es igual o inferior a 10 kW, te recomendamos Tempo Happy, una tarifa que te permite elegir 2 horas al día, 1 día a la semana o las 50 horas de mayor consumo y durante el periodo elegido pagar cero euros por tu consumo eléctrico.

Si la potencia que tienes (o que te conviene) es superior a 10 kW, visita nuestro catálogo especializado.  

No decidas sin pensarlo bien antes

La potencia es el término fijo de tu factura, algo que vas a pagar todos los meses. Precisamente por eso, subirla o bajarla no es una decisión que puedas tomar a la ligera.

Los gastos inesperados pueden venir de varios frentes, entre ellos el del boletín eléctrico o Certificado de Instalación Eléctrica (CIE). Con ocasión de una modificación de potencia tu distribuidora puede notificarte que necesitas un nuevo boletín, lo que te costará aproximadamente entre 100 y 150 euros.

Si necesitas subir potencia, a estos gastos tendrías que sumar unos 45 euros por cada kW que decidas subir. Si hablamos de bajarla, te saldrá aproximadamente por 11 euros sin importar cuánto la bajes. Además de todo esto, tu distribuidora podría repercutirte otras gestiones o depósito y ponerte problemas si ya has hecho algún otro cambio de potencia durante el mismo año.

Por todas estas razones,no te lances despreocupadamente a bajar la potencia en busca del ahorro. Es absolutamente cierto: cuanta menos potencia tengas, menos pagarás.

Además, este concepto es de los que más pesan en tu factura. Pero también es absolutamente cierto que si te quedas corto de potencia te verás obligado a volverla a subir.

Y ese trámite puede complicarse y acabar saliéndote caro.

“La clave al elegir potencia es encontrar un equilibrio entre el ahorro y tu bienestar.”

volver atrás en la navegación ir a producto Tempo Happy 50 Horas ir a producto Tempo Happy Día ir al segmento de empresas ir a catálogo de productos de gas ir al producto Tempo Verde-Energía Renovable ir al segmento de hogares ir a producto One Luz ir al catálogo de productos de Luz ir al catálogo de productos Luz + Gas ir al producto One luz Nocturna ir a averías y reparaciones ir al producto Tempo Happy 2 Horas ir al producto One Luz ir al producto Tempo Happy 50 Horas Ver catálogo de productos con consumo eléctrico de 36.000 a 360.000 €/año Ver catálogo de productos con consumo eléctrico más de 360.000 €/año ir al segmento de empresas ir al producto Tempo Happy Día ir al segmento de Administradores de Fincas icono DarkSite ver catálogo de productos con consumo eléctrico menos de 6.000 €/año ir al catálogo de Productos Luz + Gas ir al catálogo de productos de electricidad contacto de correo electrónico contacto de fax ver catálogo de productos de gas con consumo de menos de 6.000 €/año ver catálogo de productos de gas con consumo de 6.000 a 240.000 €/año ver catálogo de productos de gas con consumo de más de 240.000 €/año ir al catálogo de productos de gas ir a la sitio web de enel servicio de mantenimiento del calentador ir al servicio de mantenimiento OKGas Calentador ir al segmento de hogares olla de presión ir a averías y reparaciones ver catálogo de productos de electricidad con consumo de 6.000 a 36.000 €/año ir al producto One Luz Nocturna ir a sitio web personal contacto telefónico Ir al producto Tempo Verde-Energía Renovable ir a energía solar fotovoltaica ir a productos Tempo Happy seleccionada la reacción “No me gusta” seleccionar la reacción “No me gusta” seleccionada la reacción “Me gusta” seleccionar la reacción “Me gusta”

Leia também:  Como Fazer Com Que O Cachorro Pare De Morder?

03 abril 2017

¿Qué potencia de luz tengo que contratar?

Nuestra factura de la luz está compuesta por la potencia de luz y el consumo, por lo que conocer qué potencia de luz es la apropiada para nosotros, nos ayudará a ajustar nuestra factura lo máximo posible.

Para saber qué potencia de luz debemos contratar hay que tener en cuenta factores como el número de electrodomésticos que tengamos, cuánto potencia consume cada uno de ellos, pero, más importante, cuántos electrodomésticos solemos tener en marcha a la vez.

Veamos qué tener en cuenta para saber qué potencia de luz contratar en más detalle para evitar pagar de más por nuestra factura de la luz. 

La potencia de luz, o potencia eléctrica, es la cantidad de energía que una vivienda puede consumir de forma simultánea. Es decir, es el máximo de potencia que se puede consumir a través de distintos electrodomésticos que tengamos conectados en casa a la vez. 

Por ello, la potencia de luz que tenemos que contratar debe ser la adecuada en función del número de aparatos eléctricos instalados en nuestro hogar, cómo los utilizamos, cuántas personas viven en el hogar y cuántos aparatos queremos usar al mismo tiempo. Cuantos más electrodomésticos tengamos o mayor uso hagamos de ellos, más potencia eléctrica necesitamos y, por tanto, más pagaremos en la factura de la luz

La medida empleada para calcular la potencia eléctrica es el kilowatio (kW). Cuantos más kilowatios contratemos, más nos costará la factura, pues de ellos dependerá el coste fijo de nuestra factura de la luz. 

¿Como saber qué potencia de luz tengo que contratar?

En primer lugar, debemos diferenciar dos situaciones, si tenemos ya suministro eléctrico o si todavía no lo hemos dado de alta: 

Si no hemos contratado aún el suministro eléctrico

Si no tenemos todavía un contrato de luz, lo primero que debemos hacer es consultar el boletín eléctrico de la vivienda.

El boletín eléctrico es un documento oficial emitido por un instalador eléctrico autorizado que acredita que la instalación se encuentra en buen estado, qué tipo de instalación tenemos (monofásica o trifásica), la potencia recomendada y la potencia máxima.

Actualmente, la normativa dice que en nuevas construcciones, es el promotor, propietario o usuario del edificio quien puede fijar la potencia con la compañía suministradora, no siendo inferior a 5,75 kW, razón por la cual muchos consumidores tienen más potencia contratada de la que realmente necesitan. Aunque es cierto que en las viviendas más antiguas se puede tener una potencia contratada desde 2,3 kW. 

Si la potencia que está contratada es superior a 15 kW, el maxímetro del contador recoge cuál es la demanda máxima de cada mes en vuestra vivienda.

Como consecuencia, podremos conocer cuál es la potencia que consumimos y, por ende, cuál es la potencia que tenemos que contratar.

Por el contrario, si la potencia contratada es inferior a 15 kW debemos tener en cuenta los siguientes aspectos para saber qué potencia de luz tenemos que contratar para nuestro hogar:

  • Saber qué tipo de suministro tienes, trifásico o mofásico. Si tienes el trifásico quiere decir que la potencia total del consumo se concentra en tres fases y en cambio, el monofásico en una única fase. Es decir, con una misma potencia, la intensidad de consumo en un trifásico es menor que en un monofásico y es más difícil que salte el ICP. Actualmente, la mayoría de las viviendas tienen sistema monofásico. 
  • Debemos saber cuántos electrodomésticos hay en el hogar y cuáles funcionan a la vez. Si tenemos vitrocerámica, secadora, calentadores eléctricos… la necesidad de potencia será mayor. Para saber cuánta potencia requieren nuestros electrodomésticos y demás aparatos eléctricos, debemos acudir a cada uno de ellos. Si no podemos conocer su potencia, podemos ir probando uno a uno los diferentes electrodomésticos e ir observando en el contador de luz cuánto consume cada uno y luego decidir cuáles de ellos van a usarse de forma simultánea. En el siguiente cuadro se recoge un promedio de la potencia que consume cada electrodoméstico. 
Electrodoméstico Potencia
Frigorífico 250 – 350W (0,250-0,350 kW)
Microondas 900 – 1500W (0,900-1,500 kW)
Lavadora 1500 – 2200W (1,500-2,200 kW)
Lavavajillas 1500 – 2200W (1,500-2,200 kW)
Horno 1200 – 2200W (1,200-2,200 kW)
Vitrocerámica 900 – 2000W (0,900-2000 kW)
Televisor 150 – 400W (0,150-0,400 kW)
Aire Acondicionado 900 – 2000W (0,900-2,000 kW)
Calefacción eléctrica 1000 – 2500W (1,000 – 2,500 kW)
Calefacción eléctrica de bajo consumo 400 – 800W (0,400-0,800 kW)

*Los consumos son aproximados

Otro método para saber qué potencia contratar, es recurrir a la técnica de prueba y error por la cual encendemos todos los aparatos eléctricos de forma simultánea para ver si salta el ICP (interruptor que desconecta la instalación eléctrica cuando se requiere una potencia superior a la contratada), lo que comúnmente conocemos como los plomos. Si el ICP aguanta, significa que tenemos una potencia contratada mayor a la que necesitamos y, por lo tanto, podremos reducirla y ahorrarnos algo de dinero.

¿Qué pagamos por la potencia contratada?

El importe total de la factura de la luz, además de por el consumo, depende de la potencia que tenemos contratada ya que el kilowatio tiene un precio determinado. Se paga una parte fija por la potencia contratada y otra parte variable en función del consumo

Hay muchas tarifas que tienen discriminación horaria, es decir, el kilowatio no cuesta igual según la hora del día en que lo consumas, y, normalmente es más caro durante el día que durante la noche. 

¿Qué potencia de luz debo contratar?

La potencia mínima suele ser de 2,3 kW y se puede contratar una potencia máxima de entre 10kW y 15kW en el hogar, dependiendo también de los voltios..

Las potencias más habituales son 2,3 kW, 3,4 kW 4,6 kW y 5,75 kW, pero la potencia recomendada suele rondar el 3,45kW y 4,6kW.

A continuación puedes ver para cada una de estas potencias las características que deberías cumplir para poder contratar cada una de estas potencias eléctricas.

Potencia eléctrica de 2,3 kW

Para poder contratar esta potencia, debemos tener muy pocos electrodomésticos en nuestro hogar, ya que se trata de la potencia mínima. Se recomienda para parejas que vivan en domicilios de aproximadamente 50 metros cuadros y con electrodomésticos básicos, sin calefacción.

Potencia eléctrica de 3,45 kW

Una potencia de 3.4 kW  está indicada para una vivienda de tamaño medio. Esta potencia está indicada para un uso medio de iluminación y de pequeños electrodomésticos como frigoríficos, plancha y horno.

Potencia eléctrica de 4,6 kW

Esta potencia eléctrica también está indicada para una vivienda de tamaño medio. Si no tienes aire acondicionado o calefacción eléctrica a la vez que otros electrodomésticos, esta puede ser una potencia adecuada. Esta es la potencia media contratada en los hogares españoles. 

Potencia eléctrica de 5,75 kW

Una potencia de 5.75 kW está indicada para una vivienda de tamaño medio-grande. O también, para aquellas viviendas que quieran tener muchos electrodomésticos a la vez.

Potencia eléctrica de 6,9 kW

La potencia de 6,9 kW está recomendada para viviendas de tamaño medio-grande con climatización y un uso importante de electrodomésticos.

En la siguiente tabla podemos ver un pequeño resumen:   

Potencia eléctrica Tamaño de la vivienda Electrodomésticos
2,3 kW Pequeño Muy pocos electrodomésticos
3,45 kW Medio Uso medio de iluminación y pequeños electrodomésticos
4,6 kW Medio Que no coincida el aire acondicionado o calefacción con el resto de electrodomésticos encendidos a la vez
5,75 kW Medio-grande Muchos electrodomésticos a la vez
6,9 kW Medio-grande Climatización y uso importante de los electrodomésticos

¿Quieres comparar tu tarifa de la luz con lo que pagarías con otras compañías? Esta es otra forma de ahorrar en al factura de la luz. Puedes utilizar nuestro comparador de tarifas, sin compromiso. 

Y vosotros, ¿tenéis contratada la potencia eléctrica necesaria para vuestro hogar? 

¿Cómo ahorrar en una Pyme reduciendo la potencia contratada?

Calcular la potencia eléctrica necesaria en una pequeña o mediana empresa es determinante para no abonar de más en la factura de luz. Descubre cuánto ahorrarás reduciendo la potencia y cuánto costará hacer un cambio de potencia en una Pyme.

Indice :

¿Qué potencia contratar en mi negocio?

Definir la potencia a contratar en una pequeña o mediana empresa es algo realmente importante, ya que puede suponer un importante coste o, por lo contrario, un importante ahorro en la factura de luz.

La potencia contratada en una Pyme puede ser igual a la de una vivienda, inferior a 10kW (tarifa de acceso 2.0) o entre 10 y 15kW (tarifa 2.1), aunque también puede ser superior a 15kW (tarifa 3.0). Todo dependerá de los distintos elementos que posteirormente se detallan.

No existe una potencia eléctrica determinada para Pymes , y es que cada una de ellas tiene unas características y condiciones diferentes. Sin embargo, aquí podemos atisbar cuáles son las potencias más demandadas en los siguientes tipos de negocios:

Potencia eléctrica según negocio

Pyme Potencia
Restaurante Superior a 15kW
Cafetería Entre 10 y 15kW
Peluquería 5kW (depende de la calefacción y agua caliente)
Centros de formación (academia) 5kW
Tienda de alimentación 5kW

Las Pymes con una potencia contratada superior a 15 kW, contarán en su instalación eléctrica con un maxímetro. Este aparato mide tanto el consumo realizado como la potencia demandada en cada periodo. Su principal característica es que a pesar de medir un exceso de potencia, nunca cortará el suministro eléctrico.

¿Tengo una potencia superior a la necesaria?

¿Cómo saber si mi negocio tiene una potencia superior a la que verdaderamente necesita? Tal y como se ha señalado anteriormente, determinar la potencia contratada es un tema complejo, y es que de ello depende generar ahorro en la factura de luz.

Hay ciertos aspectos que pueden dar pistas a la hora de indicar que la potencia contratada es superior a la necesaria. Por ejemplo, uno de ellos es que nunca hayan saltado los plomos en aquellos puntos de suministro con una potencia inferior a 15kW.

Sin embargo, si la potencia contratada es superior a 15kW, nunca se producirá un corte de suministro, ya que la instalación contará con un maxímetro.

Con el maxímetro, se registrará la potencia demandada en cada periodo y, aunque sea superior a la contratada, el usuario nunca se quedará sin luz.

¿Cómo saber si la potencia de mi negocio es la correcta?

 Estudio factura de la luz:

En la factura de luz de tu negocio aparecerá, de manera detallada, el número de kilovatios (kW) demandados durante el periodo de facturación. Si este nunca sobrepasa la cantidad contratada y, además, es notablemente inferior, la potencia contratada es superior a la que necesitas. Este dato podrá contemplarse en el término de potencia.

 Histórico potencias máximas registradas:

A través del área de clientes de la distribuidora de luz de la zona, podrás acceder a un histórico de consumo y a un histórico de potencias máximas registradas.

En este último, se podrá contemplar tanto la potencia contratada como la potencia máxima mensual.

Gracias a estos datos, se puede comprobar si el número de kilovatios contratados es insuficiente o es superior al necesario.

Con la ayuda de un técnico especializado, el empresario podrá definir el término de potencia más acorde a su negocio. Esto requiere un desembolso económico, pero a la larga supone un gran ahorro en la factura de luz.

¿Tengo una potencia contratada insuficiente?

Contar con una potencia eléctrica inferior a la necesaria podrá generar continuos cortes de suministro en tu negocio siempre que coincidan determinados aparatos eléctricos encendidos.

Sin embargo, como se ha señalado anteriormente, si la instalación eléctrica cuenta con maxímetro, el corte no se producirá pero sí se verá reflejado en la factura y en el histórico de potencias máximás registradas de la distribuidora de luz.

En el caso de las tarifas 2.0 y 2.1, los cortes de suministro provocados por superar la potencia contratada, pueden generar daños o pérdidas económicas en el negocio. Por su parte, aquellas Pymes con una potencia superior a 15kW y, por tanto, con maxímetro, deberán abonar penalizaciones siempre que se supere la potencia contratada en más de un 105%.

Penalizaciones económicas con maxímetro Si se supera la potencia contratada en más de un 105%, el titular debe abonar la potencia consumida y, además, el doble de la diferencia entre la demandada y el 105% de la contratada. Las reglas de facturación del máximetro en cuanto a potencia son claras y se penalizará a todo aquel que la supere.

Así, teniendo en cuenta esta penalización, desde la Pyme se debe plantear aumentar la potencia contratada, ya que en la mayoría de los casos será más económico que abonar las penalizaciones económicas señaladas.

¿Cómo calcular la potencia necesaria en una Pyme?

Para calcular la potencia eléctrica necesaria en un negocio es importante tener en cuenta una serie de elementos determinantes. Estos son:

  • Dimensiones del local u oficina
  • Actividad económica del negocio o Pyme
  • Número de trabajadores
  • Número de electrodomésticos
  • Porcentaje de aparatos eléctricos que van a funcionar al mismo tiempo

Debido a la variedad de todos estos elementos, no se puede hablar de una potencia concreta para las Pymes.

Uno de los elementos más importantes a la hora de calcular la potencia contratada es el porcentaje de simultaneidad. Con él, se podrán determinar cuántos aparatos coinciden y durante qué periodo de tiempo ocurre esta simultaneidad. Para ello, es importante la ayuda de un ténico especializado.

¿Qué es el porcentaje de simultaneidad?

Como se ha señalado anteriormente, a la hora de calcular la potencia eléctrica necesaria en una Pyme, no solo es imporante tener en cuenta la actividad económica y el número de electrodomésticos de los que se dispone, sino que también es importante calcular el porcentaje de simultaneidad.

El porcentaje de simultaneidad puede hallarse analizando un día normal de trabajo, determinado el tiempo que permanece encendido cada aparato y el tiempo en el que están funcionando simultáneamente.

¿Cómo se calcula el porcentaje de simultaneidad? Será necesario multiplicar el consumo total de los electrodomésticos (en watios) por el porcentaje de uso simultáneo.

Es importante saber, que al porcentaje de simultaneidad hay que añadirle un margen de seguridad que permita asegurarnos de que la potencia contratada nunca va a ser sobrepasada y no correremos el riesgo de sufrir cortes eléctricos.

¿Cuánto se puede ahorrar al reducir la potencia contratada?

Ajustar la potencia eléctrica en un negocio puede suponer un gran ahorro. De media, por cada kilovatio reducido, el empresario podrá ahorrar 5€ al mes y 60€ al año.

Reducir la potencia es una importante opción de ahorro, siempre que pueda plantearse sin problemas, es decir, siempre que no se produzcan cortes de suministro o se impongan penalizaciones económicas por sobrepasar el número de kilovatios contratados.

El asesoramiento a la hora de modificar la potencia contratada es realmente importante, ya que una reducción excesiva de potencia puede llegar a resultar más cara si tenemos en cuenta las penalizaciones económicas que imponen las reglas de facturación del maxímetro.

Una vez se ha determinado que la potencia contratada de un negocio es insuficiente, el próximo paso será contactar con la compañía con la que el empresario tiene contratado el suministro eléctrico. Podrá hacerlo mediante vía telefónica, online o presencial, si la comercializadora cuenta con puntos de atención al cliente.

Para poder hacer efectivo el cambio de potencia en una Pyme, el titular del contrato debe aportar a la compañía la documentación, tanto personal como del punto de suministro, solicitada para esta gestión. Además, el usuario deberá abonar un coste por el cambio.

La subida o bajada de potencia contratada no se hará efectiva hasta que no finalice el periodo de facturación vigente. Así, el plazo para cambiar la potencia contratada en una Pyme oscilará entre los 15 y los 20 días hábiles.

¿Cuántos cambios de potencia se pueden hacer en una Pyme? Actualmente, las distribuidoras eléctricas establecen que las Pymes podrán hacer una modificación de su potencia contratada cada 12 meses, es decir, solo se permite una modificación al año.

Modificar al alza o a la baja la potencia contratada en una pequeña o mediana empresa conlleva un coste que debe abonar el titular del contrato a la distribuidora de luz correspondiente. Este importe es establecido por la distribuidora y es el mismo para todo el territorio nacional.

El precio por el cambio de potencia se abonará en la factura de luz de una Pyme. Por supuesto, su importe no será el mismo si el número de kilovatios (kW) se aumenta o se reduce. Siempre será más económico reducir la potencia contratada.

 Precio subir potencia contratada en una empresa o Pyme:

El precio de aumentar la potencia contratada en una Pyme depende directamente del número de kW que se deseen subir. Cuanto mayor sea la subida, mayor será el coste a abonar a la distribuidora. Este será abonado bajo el concepto de derechos de extensión, acceso y enganche.

¿Cuánto cuesta subir la potencia en una Pyme?

Derechos Precio Precio con IVA
Extensión 17.37 €/kW 21.02 €/kW
Acceso 19.70 €/kW 23.84 €/kW
Enganche 9.04 € 10.94 €

Por cada kilovatio aumentado, el usuario debe abonar un importe total de 55.80€ (IVA incluido).

 Precio bajar potencia contratada en una empresa o Pyme:

Como se ha señalado anteriormente, reducir la potencia contratada en una Pyme tiene un coste inferior que el aumento de la misma. De hecho, en este caso, el cliente solo tendrá que abonar los denominados derechos de enganche, cuyo precio es de 10.94€ (IVA incluido).

La reducción de la potencia contratada puede suponer -en la minoría de los casos- el cambio de tarifa de acceso. Esto conllevaría la disminución del importe de la factura, pero también una serie de cambios en el contrato: tarifa contratada, instalación eléctrica, etc.

Reducción de potencia durante la crisis sanitaria del COVID-19 Ante la crisis sanitaria y económica generada por el COVID-19, las distribuidoras han autorizado a los usuarios, tanto domésticos como empresas, a bajar su potencia contratada, si así lo desean, con el fin de poder reducir sus facturas de luz.

Como se ha señalado anteriormente, el titular del contrato de luz de una Pyme, que puede ser o no el dueño del negocio, debe aportar a su comercializadora una serie de datos para solicitar formalmente el cambio de potencia contratada.

  • Documentación para el cambio de potencia en Pymes
  • Nombre, apellidos y DNI del titular del contrato
  • Potencia anterior
  • Potencia contratada nueva
  • Código CUPS
  • Boletín Eléctrico

La entrega de estos documentos es de carácter obligatoria. Sin ellos, no podrá efectuarse el cambio ante la distribuidora.

Seja o primeiro a comentar

Faça um comentário

Seu e-mail não será publicado.


*